SE PUEDEN PRESENTAR
LOS SIGUIENTES PROBLEMAS:
  • Dificultades en la adaptación escolar y en el aprendizaje.
  • Trastornos de atención con o sin hiperactividad(TDAH).
  • Irritabilidad y dificultades de concentración.
  • Excesiva impulsividad.
  • Dificultad para conciliar o mantener el sueño.
  • Comportamientos oposicionistas y desafiantes.
  • Comportamientos violentos dirigidos a adultos, sobre todo cuando se les contraría, les frustran o tratan de contenerles. O hacia otros niños o animales.
  • Conductas sexualizadas.
  • Problemas de autoestima.
  • Trastornos alimenticios.
  • Miedos severos y/o reacciones de pánico ante determinadas situaciones y/o contextos.
  • Indicadores de angustia intensa y/o depresión.
LOS OBJETIVOS DE LA TERAPIA SON:
  • Desarrollar estrategias del control de la conducta, para que sean capaces de modular la conducta, los impulsos y los deseos.
  • Identificar las emociones, es decir la habilidad para nombrar y discriminar estados emocionales. Externalizar lo que sienten.
  • Identificar estrategias y recursos para autoregularse, sin necesidad de regulación externa.
  • Expresión verbal de las emociones, para que aprendan a verbalizarlas y a compartirlas.
  • Cubrir la necesidad de aceptación: muchos de los problemas que manifiestan los niños y adolescentes tiene que ver con la poca confianza en sí mismos y en sus propias capacidades. Necesitan sentirse reconocidos y aceptados por las personas para ellos significativas.
  • Trabajar el autoconcepto y la autoestima de los hijos. Esto ayuda a mejorar la comunicación con los padres, entrenando a los padres en la técnica del refuerzo emocional y afectivo, no en el material.