FAMILIAS Y ADULTOS EN
SITUACIONES DE CONFLICTO
SE PUEDEN PRESENTAR
LOS SIGUIENTES PROBLEMAS:
  • Problemas en la comunicación.
  • Separaciones y/o divorcios.
  • Trastornos de ansiedad (ansiedad generalizada, fobias, obsesiones, trauma, pánico).
  • Trastornos del estado de ánimo (depresión mayor, trastorno bipolar).
  • Trastornos de la alimentación (anorexia, bulimia).
  • Trauma por malos tratos, abandono, abuso sexual.
  • Trastornos de conducta y de la personalidad.
  • Trastornos de la vinculación.
LOS OBJETIVOS DE LA TERAPIA SON:
  • Establecer vínculos: Los vínculos deben ser seguros y profundos para poder expresar necesidades y emociones de forma adecuada.
  • Trabajar un estilo de apego sano y seguro, de forma que se conviertan en adultos singulares, con un sentido de pertenencia y psicológicamente equilibrados.
  • Establecer cauces de comunicación sanos y enriquecedores.
  • Promocionar los recursos personales y la resiliencia.
  • Cubrir la necesidad de ser importante para el otro: para que el funcionamiento familiar sea adecuado, los hijos deben sentirse importants para sus padres y éstos deben saber expresarlo de forma adecuada.
  • Trabajar los vínculos familiares para contribuir a mejorar las relaciones y a garantizar la continuidad entre sus miembros, desarrollando la escucha mutua, el respeto y la empatía, sin perder la jerarquía que estructura el sistema familiar.
  • Llegar a controlar y modular los impulsos, emociones y deseos.